Actualidad / 21 noviembre, 2019

Tras más de siete décadas sobre el escenario continúa sorprendiendo con su espectacular talento. La gran dama del piano Martha Argerich y el conjunto creado en 1997 por el violinista Gidon Kremer, Kremerata Baltica, recalan en el Kursaal el próximo 23 de noviembre con un original programa en el que sonarán compositores tan dispares como Bach, Weinberg y Liszt. Abrirá el programa La Chacona en de Bach, pieza extensa –dura más que el total de los cuatro movimientos anteriores–, de una variedad y una riqueza extraordinarias. Pieza capital del repertorio para violín solo de la época, se considera una de las piezas más difíciles de ejecutar con este instrumento. Busoni realizó una transcripción para piano que se ha popularizado en las últimas décadas, y Kremer ha realizado sobre esta versión su transcripción particular para la formación de orquesta de cuerdas. Un ejemplo de buena música que aguanta todo tipo de adaptaciones. Tras ésta, la orquesta báltica interpretará la Sinfonía de Cámara nº4 de Weinberg. El autor, polaco de nacimiento, de origen judío (perdió a la mayoría de su familia en el Holocausto), Weinberg desarrolló toda su actividad en Rusia, siendo considerado actualmente un compositor soviético. Gidon Kremer se ha propuesto darle el valor que se merece a su música, grabando obras suyas y presentándolo en concierto habitualmente: según él, ningún compositor ha entrado en el repertorio de la Kremerata con tal intensidad, siendo una fuente de inspiración constante. Sus sinfonías de cámara son el mejor reflejo de su vida, una especie de diario del período más dramático del siglo XX. La segunda parte del concierto incluye a la gran dama del piano Martha Argerich, interpretando dos compositores tan dispares como son Bach y Liszt. Las partitas de Bach, escritas originalmente para clave,  son las más exigentes técnicamente  de las tres series para teclado que escribió el compositor alemán. La frescura y riqueza ornamental de la segunda partita de esta serie dará paso al concierto para piano nº1 de Liszt, en la versión para orquesta de cámara y piano de Gilles Colliard. La forma de la obra, en cuatro partes tocadas sin interrupción, escapa  a la concepción tradicional del concierto; tiene carácter rapsódico y es más bien cercana a la gran variación. La orquesta adquiere gran importancia con intervenciones de distintos solistas, siendo una de las creaciones de Liszt más brillantes y populares. KREMERATA BALTICA & MARTHA ARGERICH Azaroa  23 Noviembre igandea / 20:00 50 / 40 / 32 / 26 / 11 €  Comprar entrada    
Martha Argerich

La Orquesta Barroca de Sevilla trae a la temporada de Kursaal Eszena los conocidos «Conciertos de Brandemburgo» de Bach

En el 300 aniversario de la conocida obra del compositor alemán. El jueves 2 de diciembre, la Orquesta Barroca de Sevilla ofrecerá un concierto en el Auditorio Kursaal, dentro de la programación de clásica de […]

Mariza homenajea a Amália, la gran diva del fado, en su regreso a Kursaal Eszena

El martes 30 de noviembre, Mariza, cantante reconocida como la gran voz portuguesa de la actualidad, regresa a la programación de Kursaal Eszena con un concierto que supone una doble celebración: al mismo tiempo que […]

Mozartland o cómo dar a conocer a Mozart a niños y niñas a partir de 3 años, de la mano de Kursaal Eszena

Este sábado 27 de noviembre, la Sala de Cámara del Kursaal acogerá el concierto-espectáculo Mozartland, la primera de las propuestas familiares de Kursaal Eszena para esta temporada. Dirigido a niños y niñas de a partir […]