menu

Sasha Waltz, la gran renovadora de la danza contemporánea, actúa por primera vez en el Kursaal

Actualidad / 12 marzo, 2016

  • El guipuzcoano Juan Kruz Díaz de Garaio Esnaola interviene en dos de las coreografías.
  • El espectáculo se enmarca, a su vez, en la programación de la línea Conversaciones de San Sebastián 2016.

La compañía berlinesa Sasha Waltz & Guests Dance Company debutará por primera vez en el auditorio Kursaal el próximo 14 de marzo a las 20:00 con su programa “Sacre”. La coreógrafa alemana presentará en San Sebastián su aclamada versión de “La consagración de la primavera”, creada por ella misma sobre música de Igor Stravinsky. El programa se completa con otras dos piezas suyas: “La siesta de un fauno”, con música de Debussy y “Escena de amor”, sobre la música de Romeo y Julieta de Berlioz. Sasha Waltz, considerada como la refundadora de la danza-teatro alemana por la prensa internacional, tuvo gran éxito en 2013 con el estreno de esta nueva coreografía, justo un siglo después de la creación de “La consagración de la primavera” de Igor Stravinsky.

Sasha Waltz nació en Karlsruhe, Alemania. Realizó sus estudios de danza en la Escuela para Nuevos Desarrollos de Danza de Ámsterdam y empezó una carrera de intensa actividad en Nueva York con Pooh Kaye, Yoshiko Chuma, Lisa Kraus y su Compañía de Danza. En 1993 fundó la compañía Sasha Waltz & Guests junto a Jochen Sandig. Desde 1999 es coreógrafa y miembro de la dirección artística de Schaubühne, compañía para la cual ha realizado las obras Körper, S y 17-25 4 (dialoge 2001), entre otras. Actualmente es directora del grupo Schaubühne Am Lehniner Platz y forma parte de un grupo de artistas de vanguardia, entre los que se encuentran el director Thomas Ostermeier y los dramaturgos Jens Hillje y Jochen Sandig.

Acerca de “Sacre” por Sasha Waltz

Sasha Waltz aceptó la oferta del Teatro Mariinsky para llevar a los escenarios esta extraordinaria pieza de la historia de la música y la danza. Esta composición tan llamativamente arcaica, cargada de tensión y angulosa, se caracteriza por el ritmo fuertemente enfatizado, sus descensos vertiginosos y un fondo de motivos musicales que se repiten constantemente. Sus disonancias, que tanto se acercan al ruido y su estilo sónico expresionista, han hecho que esta obra sea una de las piezas más famosas de la vanguardia moderna. Ya con sus obras anteriores como “Jagden und Formen” (Zustand 2008) y “Continu” (2010), Sasha mostró elementos de su investigación acerca de los ritos y la dinámica de grupos, investigación que culmina en “Sacre”. “Durante mucho tiempo, he estado interesada en mitos y ritos arcaicos que conjuran el poder y el orden de la naturaleza. En el mundo actual, donde la tecnología tiene tanta influencia, las fuerzas de la naturaleza se han reducido tanto que se limitan a aparecer casi exclusivamente en forma de catástrofe. Los ritos, por otro lado, muestran la estructura cíclica de la naturaleza y dirigen la relación de la humanidad hacia sus orígenes. Se fortalece la creencia en un orden de nivel superior y la conexión con aquél; el individuo se sacrifica por el bien de la comunidad. La coreografía de “La consagración de la primavera” de Stravinsky me ofrece la oportunidad de dedicar una pieza entera a este material”, confiesa Sasha Waltz.