menu

Sharon Jones desplegará su explosivo directo en el Kursaal

Actualidad / 19 noviembre, 2014

 “Soul sister number one!”, le dicen. Y ella misma se lo dice también, llena de orgullo. No es una pose, sino un sueño cumplido. La estadounidense, uno de los principales iconos del revival del soul y el funk de los últimos dos lustros, acompañada por sus inseparables The Dap-Kings, se ha labrado su carrera con pico y pala: no estamos ante una diva de vida regalada y buena estrella, lo suyo ha sido adicción al tesón como única fórmula válida para driblar las adversidades. Igual que ha vivido, canta: agarra las canciones del cuello y ya no las suelta.

Ex funcionaria de prisiones reconvertida en la James Brown del momento (él fue y es su gran ídolo), ya intentó hacerse un hueco en la música durante los 70, pero eran malos tiempos comerciales para el soul sureño y su imagen no encajaba en aquel puzzle. Pero esta hija de Georgia (nació allí en 1956, aunque pronto se trasladó a Nueva York) luchó y esperó. Hasta que en 1996, tras participar en una sesión para Lee Fields como corista, llamó la atención del extinto sello Pure; luego ha grabado también para Desco y Daptone, este último su casa (parece que) definitiva. Empezaron a caer los primeros singles, clasicismo analógico que apabulló a coleccionistas y enfermos del soul, aunque su debut largo no llegó hasta 2002, cuando publicó "Dap Diggin’ With Sharon Jones And The Dap-Kings".

Desde entonces ha sacado cuatro álbumes de estudio más: "Naturally" (2005), "100 Days,100 Nights" (2007), "I Learned The Hard Way" (2010)" y “Give The People What The Want” (2014) -además de dos recopilatorios, en 2008 y 2011-, siempre acompañada, en estudio y en sus fogosos directos, por The Dap-Kings, combo surgido de las cenizas de Soul Providers y The Mighty Imperials. Un grupo que tampoco es moco de pavo: Amy Winehouse, a quien Sharon tanto admiraba, los llamó para que tocaran en sus discos. The Dap-Kings acudieron al encargo, pero luego retornaron con su jefa: tienen clara su prioridad. Superado el cáncer que en 2013 la apartó de los escenarios, Sharon ha vuelto. Como siempre: visceral, explosiva y con las pilas al 100 %.
Osteguna 20 Jueves , 20:00
Noviembre 2014 Azaroa
30 €