menu

Kursaal, sede de SOFT, 28 Symposium de Tecnología de Fusión, que atraerá a casi mil científicos europeos

Actualidad / 16 septiembre, 2014

Congreso SOFT Kursaal Kursaal será, a finales de septiembre, la sede del 28th Symposium on Fusion Technology (SOFT), un congreso de carácter internacional que congregará en San Sebastián a más de 900 científicos e investigadores y que en España ha sido promovido por el CIEMAT (Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas).
 
La implicación directa del donostiarra Enrique Ascasibar, que lideró la propuesta de Kursaal dado su cargo en el Laboratorio Nacional de Fusión del CIEMAT, fue decisiva hace tres años en la elección de San Sebastián como sede. El científico guipuzcoano, residente en Madrid, puso todo el empeño y cariño para traer a su tierra este importante congreso, muy consciente del impacto económico que esto supone en el territorio y de la importancia estratégica de convertir a Donostia en sede europea de eventos científicos y tecnológicos.

La apuesta de CIEMAT fue reforzada por los equipos de Kursaal y de San Sebastián Convention Bureau, que trabajaron con intensidad en pro de la candidatura. Hay que resaltar que Kursaal y Donostia competía con ciudades del nivel de Budapest o con la potente Barcelona.
El congreso SOFT, de carácter bienal, se desarrolla durante cinco días y sus anteriores sedes fueron Oporto (2010, Rostock (2008) y Lieja (Bélgica), en 2012. El objetivo de SOFT es el intercambio de información sobre el diseño de los experimentos de fusión y sobre la tecnología de este tipo de máquinas. El elemento esencial que aglutina el  programa internacional de fusión en la actualidad es la construcción del proyecto ITER, cuya puesta en marcha en 2019 supondrá un paso decisivo hacia el desarrollo de una nueva fuente de energía basada en reactores de Fusión.
Investigación que cambiará el mundo   
En San Sebastián se conocerán los últimos avances de una investigación que algún día cambiará el mundo. «En el Laboratorio Nacional de Fusión hacemos física de plasmas», explica Ascasibar. Hablamos del cuarto estado de la materia, el que interesa para el futuro energético. «Cuando la materia está en estado sólido, si la calientas se licúa. Si sigues calentando, el líquido se convierte en vapor, un gas. El plasma llega cuando calientas mucho un gas: los átomos se rompen».
Y a partir de ese plasma se resolverán nuestros problemas energéticos, según consenso científico. A través de una investigación que se realiza en todo el mundo, llegarán algún día los reactores comerciales de fusión. Será la revolución energética: lograr reactores que funcionen fusionando materia en lugar de fisionando la misma. «Las actuales centrales nucleares están basadas en la fisión. Consiste en romper un átomo de uranio muy pesado. Al fisionarlo liberas una enorme cantidad de energía». Para lograr la fusión “sólo” hay que imitar a la naturaleza. «La fusión es lo que ocurre en el sol todos los días. El sol es un enorme reactor que fusiona átomos de hidrógeno para producir helio y en ese proceso se libera una enorme cantidad de energía, que es la que recibimos y la que permite que haya vida». Los resultados de la investigación llegan. «El contribuyente paga mucho dinero para ello. Quedan algunos problemas tecnológicos pendientes. Creo que los reactores de fusión llegarán en la segunda mitad de este siglo».